Transforma el mundo

a través de tu hogar

Hola, soy Bea y sé que se puede mejorar el mundo, la economía y la sociedad a través de los hogares

¿Demasiado fácil?, permíteme que me explique.

Es común escuchar en la calle, en las terrazas, en las reuniones familiares que la culpa de la situación es de tal partido político, que fulanito o fulanita debería hacer esto u lo otro, que por eso el mundo está tan mal.

Si crees que a ell@s les corresponde mejorar el mundo, por favor, no sigas leyendo.

Yo también era de esas, que esperaba que el mundo fuese “perfecto” para comenzar a actuar, que era a otr@s a quienes le correspondía tomar decisiones y es que “consejos vendo que para mí no tengo”.
Todo comenzó con un sueño que aún recuerdo:

Yo y los animales corriendo juntos en una zona verde

Aquel sueño semejaba para mí el paraíso.
Esa sensación de “estar en casa” cuando me encontraba en la naturaleza.

Pero vivía en una ciudad, en un piso obrero de 90 m2 que distaba mucho de ese sueño verde.

No fue hasta que comencé con los campamentos de verano donde me bañaba en el río, dormía bajo la luz de las estrellas, realizaba música, arte, danza y disfrutaba tanto de cada momento que no encendía el móvil en las dos semanas que duraba el campamento.

Ahí experimenté por primera vez el equilibrio entre arte y naturaleza, belleza y recursos.

En la naturaleza me siento completa, no necesito nada más.

Unos años después me licencié en Conservación y Restauración de obras de arte, obsesionada por alargar la vida útil de las cosas que además de útiles, estaban hechas de belleza.

La cara oculta de esa obsesión era que tendía a acumular todo tipo de objetos para evitar tirar recursos y mi vida se llenaba de cosas y cosas esperando hacer algo con ellas.

Creo que en esta etapa influyó mucho mi padre, que guardaba hasta los periódicos con el objetivo de hacer una biblioteca de memoria histórica en el futuro.

Y no solo eso, también cientos de libros, antigüedades y un montón de cosas más que se almacenaban en cajas “para el futuro”.

Este año destapamos por fin muchas de las cajas, para poner las cosas a la vista y cuál fue mi sorpresa que el periódico con el que se envolvieron las cosas data del 1994.

¡27 años guardadas
por si acaso
!
Fue en 2016…
Cuando viví en Indonesia y descubrí la cara oculta del consumismo y el exceso de residuos. Ríos contaminados, plásticos incinerados. Con la impotencia de quien quiere cambiar el mundo y no sabe por dónde empezar, escribí una carta junto con un vídeo al ministro de educación de Indonesia, el cual me respondió. Al menos obtuve respuesta, pero claro, el problema de la basura no se solucionó.
Al año siguiente viví un año en Australia, allí trabajé en el sector de la hostelería y cada día “tenía que tirar” por protocolo grandes cantidades de comida que no se habían consumido y que directamente pasaban a ser residuos. Sentía mucho dolor al pensar que yo contribuía a ello y de nuevo la rabia esperando que el jefe, el director, el alcalde, el político ¡hicieran ya algo!, bueno, aquí mi álterego Mafalda, que de vez en cuando me visita.

Este encuentro con la realidad hizo que fuese consciente de un problema que no quería ver:

la cantidad de residuos que existen en el mundo.

2018, vuelta a España:
Me comprometo de lleno con la economía circular aplicándola a mi misma. No quiero seguir siendo partícipe de este mundo de “usar y tirar”. Comienzo mi proceso, leo muchos libros, aplico metodologías, me formo sobre finanzas, empiezo a estudiar sobre los efectos de nuestro consumo a nivel social, económico y medioambiental.
Fue así que comprendí que las decisiones diarias que tomo en el hogar son capaces de transformar la sociedad y regenerar la naturaleza.
2019

Comienza Hogar Circular como solución a esta esquizofrenia del consumo desmedido y que acaba dejándonos una estela de culpa y dolor. Cuando el mundo sufre las personas también sufrimos. Mi sanación era transformar mi entorno más cercano.

Todo comienza en el hogar.
La cultura que recibimos, donde tomamos decisiones, donde encontramos nuestro espacio seguro.

La doy las gracias a una buena amiga que me mandó la invitación para conocer a Beatriz.
Siempre he dicho que cuando el alumno está listo, aparece el maestro.
Beatriz me enseñó a ver más allá de lo material. Nunca fui capaz de tirar ni de dar nada. Con ella aprendí a encontrar esa paz mental que estaba buscando. El camino no es fácil, pero ella te lo hace muy sencillo. Ni te vas dando cuenta, de verdad. Siempre está a tu lado dándole ánimos.
Es mi opinión más sincera. Siempre leo las opiniones. Jamás pensaba que iban a leer la mía.
Gracias Beatriz

Mar

Participante del curso Hogar Circular 4.0

Comencé este reto con mucha ilusión e incertidumbre, con una necesidad vital de deshacerme de todo lo que no utilizaba o no era mío. Me sentía atada, agobiada y en caos.
Beatriz me ha acompañado y ayudado a organizar mi casa y mi mente, con un enfoque nuevo, rompiendo el lazo emocional que me ataba a las cosas, desde la calma, el amor y el sentido práctico.
En estos momentos me siento alegre y ligera. Mi hogar tiene luz, es más acogedor y fácil de limpiar.

Belén, de liebrecita Blanca

Participante del Reto Hogar Circular 3.0

Realicé el reto de 7 días con Beatriz. Me ayudó mucho a motivarme con sus retos diarios ya que había procastinado mis tareas de organización y desapego. Día a día nos daba al grupo unas pautas, fáciles y realistas de conseguir. Con vídeos prácticos y sencillos. Ella te acompaña en todo momento y te resuelve todas tus dudas e inquietudes. Es un paso no sólo al desapego material sino que va más allá. Despejar los espacios de tu hogar de cosas que no te hacen feliz o no te son útiles te despeja también la mente para disfrutar y añadir lo que realmente nos aporta valor. Hay mucho que aprender de Beatriz, además a mi me daba mucha paz al escucharle y recibir sus mensajes. ¡Gracias!

Irene Villa

Participante del Reto Hogar Circular 4.0

El reto llegó a mí en un momento de bloqueo ante tantos cambios que estoy viviendo. Me sentía encarcelada en mi propia mente y el reto me trajo aire fresco para poder fluir.
Me sentí genial participando en este reto y fui consciente en todo momento de cómo nos limitan la mayoría de las cosas que guardamos. Para mí deshacerme de las cosas innecesarias fue una sensación de libertad indescriptible.
A día de hoy aún sigo trabajando con ello y percibo más luz y mejor flujo de energía en casa y como me lo aplico a mi misma, pues también estoy limpiando mi mente.
Gracias Beatriz por el regalo tan bello que el Universo me envió a través de tí, me sentí acompañada en todo momento y tus vídeos transmiten mucha fuerza, gracias de corazón.

María de los Ángeles

Participante del Reto Hogar Circular 4.0

¿Por qué es tan importante conseguir un
Hogar Circular?
$

Para crear un espacio de armonía donde tu estés en paz y contagies esa sensación para que cada vez seamos más viviendo en armonía.

$
Para no sentirnos culpables comprando aquello que no necesitamos ni tirando a la basura aquello que no queremos.
$
Para conseguir un mundo en el que los hogares no sean almacenes de recursos.
$
Para evitar acumular recursos que se están extrayendo de nuevo en algún punto del planeta para fabricar algo nuevo.
$
Para que la economía en el mundo sea una economía basada en los valores y no en el beneficio de unos pocos. Que tus compras sean un reflejo de ello.

Y para lograrlo, sé que muchas personas tenemos que transformar nuestros hogareS

Esta es nuestra revolución circular

Aquí mandas tú

No te voy a convencer, tan sólo conocemos una vida y es esta
y es ahora.

Si el compromiso forma parte de tus valores, si estas harta de esperar a que tu vida y el mundo mejoren
“por arte de magia”.

Soy de las tuyas.

Por eso trabajo desde la filosofía de la Vida Circular
Apuesto por un estilo de vida sencillo, consciente, en sintonía con mis valores y con la naturaleza, donde el mejor residuo es el que no se genera.
Una vida que…
$

Logrará que consigas los resultados que quieres sin renunciar a tus valores.

$
Mayor autocontrol y consciencia de tus decisiones.
$
Conseguirá un hogar cómodo y fácil de limpiar, donde poder disfrutar con tu familia.
$
Hará que cada día sientas la satisfacción de estar aportando tu granito de arena al mundo, sintiendo que eres parte de la solución.
Aquí te cuento algunos secretos
que poca gente sabe sobre mí…

01

Mis amigas dicen que soy “una abuela”.

Y es que me encanta reutilizar prendas y ropa tanto familiar como vintage, dándole mi toque personal. Es fácil que me veas con algo de ganchillo o un jersey de punto.

02

Para mí el residuo orgánico es el más valioso.

Sí, es el alimento de la tierra, sus vitaminas, por lo que me gusta hacer compost o llevar mis restos orgánicos a algún descampado a enterrarla. Es todo un show del que ya han participado varias amigas.

03

Mi primer negocio fue la venta y customización de narices de clown, al encontrarme varias de ellas a punto de ser tiradas. Para mi cualquier residuo es un recurso, una oportunidad de crear.

04

Convivo con un perro que se llama Chopo.

Es un labrador (el del anuncio de Scotex) y es muy negro (contrastamos mucho) pero se ha ganado mi corazoncito.

05

Soy bastante tímida aunque no lo parezca.

Creo que el tener un proyecto online me ha permitido mostrar mi parte más sensible sin tantos juicios. En persona verás que enrojezco a la mínima.

06

Me encanta bucear, me fascina observar “bajo el mar” y aunque soy bastante inquieta en el mar me detengo y me vuelvo una ameba.

07

Creo que existe una inteligencia vegetal la cual estamos empezando a comprender poco a poco y me fascina enormemente. Gracias a Hope Jahren y Stefano Mancuso por creer también en ella.

08

Me gusta la magia que existe alrededor de la vida, por lo que NO quiero responderme a todas las preguntas existenciales de mi vida (ni quiero que las respondan por mí).

01

Mis amigas dicen que soy “una abuela”.

Y es que me encanta reutilizar prendas y ropa tanto familiar como vintage, dándole mi toque personal. Es fácil que me veas con algo de ganchillo o un jersey de punto.

02

Para mí el residuo orgánico es el más valioso.

Sí, es el alimento de la tierra, sus vitaminas, por lo que me gusta hacer compost o llevar mis restos orgánicos a algún descampado a enterrarla. Es todo un show del que ya han participado varias amigas.

03

Mi primer negocio fue la venta y customización de narices de clown, al encontrarme varias de ellas a punto de ser tiradas. Para mi cualquier residuo es un recurso, una oportunidad de crear.

04

Convivo con un perro que se llama Chopo.

Es un labrador (el del anuncio de Scotex) y es muy negro (contrastamos mucho) pero se ha ganado mi corazoncito.

05

Soy bastante tímida aunque no lo parezca.

Creo que el tener un proyecto online me ha permitido mostrar mi parte más sensible sin tantos juicios. En persona verás que enrojezco a la mínima.

06

Me encanta bucear, me fascina observar “bajo el mar” y aunque soy bastante inquieta en el mar me detengo y me vuelvo una ameba.

07

Creo que existe una inteligencia vegetal la cual estamos empezando a comprender poco a poco y me fascina enormemente. Gracias a Hope Jahren y Stefano Mancuso por creer también en ella.

08

Me gusta la magia que existe alrededor de la vida, por lo que NO quiero responderme a todas las preguntas existenciales de mi vida (ni quiero que las respondan por mí).